Muchas veces no nos damos cuenta y los pequeños identifican un alimento, juguete u objeto por la marca (forma, color, tipo de letra…). De alguna manera están “leyendo”. Podemos aprovechar los recursos que tenemos en casa para ir desgranando cada palabra por fonemas y asociarlos con las grafías. Este paso les cuesta especialmente a los menores con discapacidad auditiva y desde casa, mediante el juego, podemos trabajarlo poco a poco.

 

 

Recordad que para llevar a cabo una actividad así el niño/a debe estar predispuesto. Es importante partir de sus intereses y preferencias. Tened presente que si el niño “no quiere”, es mejor no insistir.

“Juego divertido, aprendizaje adquirido”

Esperamos que os guste.