Actividad recomendada para familiasActividad recomendada para educadores

Es muy frecuente que con el frío los más pequeños padezcan infección de oído, las denominadas otitis, que resultan tan molestas. Por ello os adjuntamos esta breve explicación que ayudará a conocer un poco más esta infección y poder prevenirla en la medida de lo posible.

La otitis media es la infección del oído medio provocada por la entrada de bacterias procedentes de la nariz o de la garganta, ya que ambas se comunican con el oído mediante un conducto conocido como Trompa de Eustaquio. Cuando las bacterias empiezan a multiplicarse se produce mucho moco y pus en el conducto y esto provoca un aumento de presión en el oído lo que distiende el tímpano. Este aumento de presión e inflamación es el que provoca el dolor.

oido medio

Si la presión en el interior del oído es muy alta, puede producirse una ruptura de tímpano, el pus, la sangre y la mucosidad salen hacia el conducto auditivo externo, y por lo tanto salen por la oreja. No hay que alarmarse por ello ya que en la mayoría de ocasiones el tímpano vuelve a reconstruirse en 2 o 3 días dejando una cicatriz apenas perceptible, aunque es importante tratarla ya que su desatención puede provocar otitis crónicas y sordera.

La infección puede provocar dolor de oído, fiebre, malestar, inapetencia y pérdida auditiva entre otros sintomas. En niños sin patología auditiva previa, la pérdida de audición será discreta,no teniendo graves repercusiones, ya que una vez tratada y si no existen mayores complicaciones, la audición volverá a restablecerse. Cuando la otitis se presenta en niños con hipoacusia, la otitis pueden incrementar la pérdida auditiva, de manera transitoria, encontrándonos hipoacusias que fluctuan llegando a ser verdaderamente significativas. Esto puede conllevar al rechazo de  la prótesis auditiva o incluso tener molestias y dolor cuando hay  ruidos fuertes.Es importante consultar con el pediatra o con el médico especialista si tenemos sospecha de otitis.

OTITIS MEDIA

La otitis:

  •  Son más frecuentes en niños ya que las Trompas de Eustaquio son más cortas, estrechas y horizontales que en los adultos.
  • No son contagiosas, aunque sí  los catarros que normalmente las acompañan.

No hay nada que prevenga la otitis media propiamente dicha, aún así, mantener una buena higiene de las fosas nasales y del oído, utilizar tapones y/o secarse los oídos después de cada baño y piscina, pueden ayudar a prevenirlas. Es importante que evitéis los productos invasivos para la higiene del oído como pueden ser los bastoncillos ya que su mal uso pueden provocar una perforación timpánica.

A continuación os dejamos un enlace de la página de GAES donde ofrecen algunos consejos para cuidar los oídos

gaes

La información  aquí proporcionada es de caracter general y  nunca debe sustituir la consulta con el pediatra o especialista.