Actividad recomendada para educadores

Desde el momento en que las familias con un hijo con discapacidad reciben el diagnóstico de la misma, sufren una crisis, ya que deberán adaptarse a una situación para la que no estaban preparadas. Esta crisis, puede ser una oportunidad de fortalecimiento, crecimiento y enriquecimiento familiar, pero también supone una situación de riesgo para el desarrollo de trastornos emocionales.

En este sentido, en el presente artículo, la autora, Blanca Núñez, en base a su dilatada experiencia, recoge y analiza los principales conflictos vinculares que se pueden dar en el seno dichas familias. Asimismo, presenta los signos de riesgo que deben permitir la detección de aquellas familias que devienen más vulnerables y que, por tanto, se pueden beneficiar de una atención psicológica precoz con carácter preventivo.

LA FAMILIA CON UN HIJO CON DISCAPACIDAD